Blog de Nityananda

Salir de la cárcel

(Continuando con la conversación en el SatSang de ayer sobre el Ser)
En esta dimensión espacio-temporal, nuestro Ser ES dentro de nosotros…
En cambio, nuestro modelo mental es que tenemos que pecar menos, hacer las cosas solo un poco mejor. No es cierto, y no es suficiente. Pretendemos quitarnos los problemas en su extremo -es decir cuando el síntoma físico, o mental, o quizá astral aparece. Nos ocupamos de cuidar nuestros 3 cuerpos (en realidad sólo atendemos al fisco, e ignoramos patéticamente el astral y el pránico) sólo cuando no funcionan, es decir, siempre demasiado tarde.
Creemos que no podemos dar un paso trascendental evolutivo en nuestra estructura funcional trinitaria, y que nos tenemos que conformar en estar como estamos, cuando en realidad, lo que ocurre es que estamos en un estado muy inferior a lo que somos.
Nos hemos metido en esta cárcel a través de frustraciones y experiencias frustradas. Cuando el niño repite un llanto ante algo, crea un sesgo funcional de carencia y de dependencia, y lo va a hacer así toda la vida si no pliega otras proteínas… Estamos conectados a una porción del núcleo de nuestra memoria celular mucho mas pequeña que nuestra capacidad y no podemos generar las proteínas y plegados que ampliarán nuestra capacidad, desde el nacimiento. Esto sucede en toda la especie humana, aunque hay cada vez más seres de luz haciendo crecer a toda la humanidad.
Es en este sentido en el que el yoga plantea que hay que salir de la cárcel.
El Yoga no es una terapia (eso es una vez más una visión limitada desde el apego y la inconsciencia -resuelvo las cosas cuando estoy mal). El Yoga se convierte en un camino misterioso, mistérico y místico cuando nuestro Yama no es que nos “sirva” (que nos cure y "nos deje como antes"), sino que nos potencie un impulso evolutivo hacia una experiencia distinta y avanzada de la realidad.
¡Un abrazo inmenso, queridos Sadhakas!

Jose
Reflexiones del maestro