Blog de Nityananda

La risa

Vamos a reírnos más. Tenemos que reírnos más.
A medida que avanzamos hacia la fuerza del amor, dejando atrás nuestro ego, estamos acercándonos a nuestro ser: Nuestra capacidad de ver y enamorarnos de la vida es mucho mayor. De ahí viene la RISA.
Estamos viviendo bajo una configuración dual, binaria, de nuestro funcionamiento cerebral. Esta dualidad nos conduce casi siempre a juzgar, a escoger. Estamos juzgando y reevaluando constantemente. Esto nos hace ir acumulando situaciones no resueltas, conflictos. Incluso si elegimos algo que va bien, tenemos en paralelo la frustración de lo no elegido. Desde la no-consciencia, vivimos bajo esta configuración dual permanente, excepto cuando, en un momento, algo rompe esta situación y entonces un encuentro, una mirada, nos hace olvidar totalmente si hemos elegido bien o mal al levantarnos. En ese momento, ya nada importa nada. El “ya no importa nada” es la risa.
La risa es una chispa, un encuentro entre los dos hemisferios cerebrales, un choque entre las estructuras analíticas y analógicas, el descubrimiento de una situación trinitaria que se convierte en unitaria. Por eso nos reímos de un buen chiste, porque es una representación verbal de este encuentro de lo analítico y lo analógico, explotando en una unidad.
Cuanto más avanzamos en nuestro camino de consciencia, más nos reímos; porque la risa viene de nuestra capacidad de desapego, de ese “ya nada importa”.
La risa es uno de los pranayamas mas profundos. Es la expresión de nuestro camino hacia el amor. Es la expresión de nuestra capacidad de consciencia.
Y casi lo más relevante y para reflexionar mucho… La risa, cada risa, es la desactivación de una doctrina o un dogma, y nos libera…

Reflexiones del maestro