Blog de Nityananda

Despedida

Hoy me despido, definitivamente, de la casa en Jávea que vio mi infancia y juventud de verano. También me despido, temporalmente, del mar.
Al admirar su belleza e inmensidad, resuenan en mi interior como olas batiendo palabras que he escrito o dicho en muchas ocasiones…
Así como cada grano de arena,
cada gota de agua,
esculpe el acantilado
en la esfera mínima de su acción,
cada uno de nuestros esfuerzos para amar
subliman lo que hay de material en nosotros.

Y la unión de todos estos esfuerzos
crea una marea continua e imparable
que nos abre el camino
hacia nuestro ser,
hacia el ser infinito
y universal.

Reflexiones del maestro