Blog de Nityananda

Limpiar I

Hola Sadhakas,

Hemos dejado la Sadhana de Equinoccio de primavera para más adelante, porque algunas de las prácticas que implica (alimentación, ayunos) no son compatibles con estos momentos en los que tenemos que estar en plena fuerza.
Sin embargo… hay cosas de primavera que SÍ podemos empezar a hacer, como es empezar a LIMPIAR nuestro entorno exterior. Esto es parte (sólo una pequeña parte) del primer Niyama, SHAUCHA, y nos prepara para evolucionar.
Todos los seres, animados o inanimados, cada uno de nosotros, estamos interactuando constantemente con lo que nos rodea; existe una vinculación energética real, tánto mayor cuanto la existencia o la llegada de ese ser u objeto en nuestro hogar ha sido responsabilidad nuestra.
Tenemos tendencia a ir acumulando "pertenencias" (lo pongo en comillas porque en realidad no poseemos nada. De esto hablaremos otro día). E incluso si el valor, el uso o la relación con estas pertenencias desaparece, las seguimos guardando en cajones, armarios (en el mejor de los casos) o apelotonada bajo las camas o por cualquier sitio en el peor.

Cada uno de estos objetos que están ahí y que no utilizáis, está consumiendo y reduciendo vuestra energía. Hay una relación energética con ellos, como un cargador permanentemente enchufado, aunque no se use. Todos conocéis la terrible sensación entrópica de pasar al lado de un armario lleno de cosas que ni sabéis que están allí… Lo evitáis, ni queréis pensar en ello.
Imaginad que hay 3 o 4 cosas con las que realmente hay una relación de evolución o de necesidad (por ejemplo, un jersey que os ponéis a menudo, una guitarra, un ebook, un mat de yoga) … y esto está mezclado con decenas de otras cosas en un armario a rebosar. Al abrir el armario, todo en desorden, tiende a caerse, no veis materialmente el jersey, la colchoneta de yoga… quedan ocultos y eclipsados por todo lo demás. Y cerráis rápidamente el armario para no ver el caos. Habéis perdido muchas cosas en este proceso, no sólo la energía de los objetos muertos a vuestros ojos, sino la imposibilidad de crear valor desde los que verdaderamente sí os importan.
De la misma forma, todos conocéis el placer (pura endorfina, serotonina, dopamina) que se genera tras limpiar, eliminar lo superfluo, de una casa o habitación o armario… te sientes "nuevo" en ella, o al entrar, o al abrir ese armario. Hemos limpiado relaciones energéticas entrópicas y hemos dado luz a lo menos numeroso, pero más relevante.
Así que, en estos tiempos de confinamiento, nada mejor que ponerse manos a la obra y LIMPIAR, LIMPIAR, LIMPIAR.
Sin miramientos: si algo no lo habéis usado en 3 meses para las cosas de uso diario, o en el último año para las cosas de uso estacional, entonces HAY QUE DEJARLO IR SIN APEGO. Nos inventaremos mil excusas para guardarlo (todas basadas en apego, en "y si…", en "no cambies, cambiar es malo" - que son mecanismos reactivos, supervivenciales, no conscientes.
LO DEJAMOS IR, de cualquiera de estas maneras, y en este orden:
  • Lo donamos
  • Lo regalamos
  • Lo vendemos
  • Lo reciclamos
  • Lo desechamos
¡Manos a la obra!
Veréis como vuestra energía se eleva gracias a la limpieza energética del hogar que os acoge estas próximas semanas…
Y, sobre todo, practicáis el desapego, dejáis de depender de objetos, y os permite ver la realidad, y a vosotros mismos, con la claridad de las aguas cristalinas de un lago de montaña.
Un abrazo inmenso
Jose

Reflexiones del maestro