Blog de Nityananda

Abhinivesah

20 MAYO 2020
svarasavahividuso’pitatharudho’bhinivesah
Por naturaleza, la aflicción (klesha) por el miedo a morir, abhinivesah, está presente en casi todos los seres humanos, independientemente de sus conocimientos, educación, o condición. A la mayoría de humanitos les gustaría “vivir” para siempre, y por eso tienen miedo a la muerte, e intentan hacer todo lo posible para no morir. Es apego a lo que creemos que es vida, como si la vida se terminase al morir. En realidad, es una manifestación mal interpretada de la fuerza de la vida, que nos hace agarrarnos sólo a la vida que conocemos.

Es una conducta paradójica en dos extremos, una vez más nuestro cerebro dualiza la realidad: Por un lado, tememos a la muerte; por otro, la negamos durante toda la vida, y como decía en una reflexión anterior, en el día a día vivimos como si la muerte sólo les pasase a otros, y nos apegamos a nuestro cuerpo, y al de los demás.

Es apego a lo que creemos que es vida, como si la vida se terminase al morir.

Todo nuestro conocimiento proviene de la experiencia, de nuestro viaje, en todos los planos, no sólo en el físico. Sin experiencia de vida no se hubieran ido creando memorias, individuales y de toda la humanidad. Sin experiencia real -el verdadero viaje del yoga- no podemos entender o aprender nada -esto es Satya. Los libros que leéis para aprender, lo que descubrís en los SatSang, simplemente os desvelan y os recuerdan algo que ya habéis experimentado en algún tiempo en alguna vida. Encienden una luz, un fuego que ya está en vosotros. Si lo habéis experimentado, lo conocéis ya, y lo sabéis. Sentís cómo algo se ilumina en vuestro interior. Lo sabíais.
Intentad explicar el sabor de un trozo de mango a alguien que no haya probado nunca uno. Explicad el amor a quien no lo ha vivido. Y, sin embargo, un bebé de corta edad gateando sobre una mesa, grita y llora al llegar al borde, y se para. Tiene miedo a la muerte. ¿cómo puede el miedo a la muerte estar en la mente de un bebé? Algunos dirán que es instinto, pero - ¿qué es instinto si no es no una traza de experiencias repetidas muchas veces durante mucho tiempo? Al igual que el agua de la gota conserva su memoria al hacerse océano, conservamos en nosotros memorias de nuestro pasado más allá del último nacimiento.
Buenas noches, Sadhakas




¿Cómo cambiaría nuestra vida si fuésemos a desaparecer mañana, o en un mes? ¿Por qué eso es diferente de si desaparecemos en 10, 20 o 50 años? Porque no lo vemos, hasta que llega.
Reflexiones del maestro