Blog de Nityananda

Lo que hace vuestra energía

En estos tres años de Ashram desde que volví a Madrid, repetí muchas veces a los Sadhakas que empezasteis entonces que no os quería proporcionar nada escrito para que este viaje fuese un viaje experiencial, en los tres planos, vivido desde dentro de cada uno de vosotros, y no desde la avidez intelectiva o cognitiva que siempre quiere “saber” más sin siquiera haber comenzado a dar un pequeño paso en la vida real.
Quizá por ello algunos estéis sorprendidos por estas reflexiones de verano en las que ocasionalmente he escrito, aunque de una forma resumida y puntual, sobre mundos de conocimiento profundo y revelador, y lo he hecho además extensible y accesible a un grupo numeroso de buscadores que acabáis de incorporaros.
Entendedlo bien: Quien que me ha permitido hacerlo sois vosotros mismos; el mérito de poder regalar estos conocimientos a los que sois nuevos Sadhakas es todo vuestro:
Mérito de quienes sois buscadores más veteranos, que, con la energía de comunidad que habéis creado, estáis transmitiendo ya, individual y colectivamente, mucho de este conocimiento sin palabras. Con la luz que transmitís desde vuestra vida real estáis permitiendo abrir puertas y desvelar memorias a los nuevos Sadhakas -y a toda la gente que os rodea- a un ritmo inmensamente superior al que habéis vivido vosotros o el que tendría un buscador en solitario. Estoy seguro de que muchos sentís que algo ocurrió cuando, en el tiempo intermedio entre las dos salas, al juntarnos todos en varias sesiones en el colegio de Begoña, y más tarde en los retiros, se empezaron a crear conexiones de luz entre vosotros que han potenciado la energía e incrementado el ritmo de vuestro propio viaje. Y, desde vuestra energía sublimada por la comunidad, habéis tendido la mano a los recién llegados, y les habéis abierto caminos mistéricos para trascender y entender más allá del intelecto. Sois ya parte fundamental de su viaje. Gracias.
Y también, el mérito de haber podido compartir estos conocimientos ahora es de quienes os acabáis de incorporar. Llegáis con una energía bellísima, de buscadores, que, con ayuda de la de vuestros compañeros de viaje, y de la mía, ambas vinculadas con el amor, os permiten romper fronteras de tiempo y sentir el conocimiento como si hubiese estado siempre en vosotros -en realidad, siempre lo ha estado.
El origen de vuestra energía de crecimiento es variado, a veces tormentoso, pero sea cual sea os ha permitido dar este salto abismal y mágico que es decidir dar un primer paso, por pequeño que sea, de este camino mistérico. Habéis elevado vuestro paradigma vital desde el “que no me pase nada” (miedo) a poneros en el borde de lo conocido mirando a lo ignorado, y emprender un camino de consciencia y descubrimiento interior, un “que me pase todo” o, como dice un antiguo dicho oriental, “sólo pido a los dioses vivir en tiempos interesantes”. Ese es vuestro mérito.
Porque, realmente, TODO está en movimiento y en transformación permanente. La base de nuestra vida es nuestro crecimiento, nuestro impulso evolutivo. Y, además, cuando más VIVA está una persona es cuando tiene alterada la consciencia, no cuando la tiene plana o adormecida. Cuando se altera la consciencia, cuando se sitúa a un nivel superior, cuando quitamos las trabas para ver la luz, cuando una persona ama, ríe, descubre, se zambulle en su verdad, cuando por ello se le alteran los ritmos cerebrales, es cuando realmente está vivo. Porque cuando todo está plano… es que tenemos la intención anti yámica de vivir plano, de que no pase nada; y ese es un paradigma absurdo porque implica “estar como siempre”, o peor aún “estar como estaba antes de algo que hemos llamado crisis” … Y os recuerdo: Una crisis es una aventura que rechazamos; una aventura es una crisis que aceptamos.
Y vosotros habéis aceptado la aventura de la vida. Gracias.
Nos vemos pronto, esta es la última reflexión escrita de este verano. Ahora podéis, y quizá debáis, borrar todas ellas, ignorar lo que os he escrito o lo que os ha llegado desde vuestra lectura intelectiva, desterrarlas completamente de vuestras memorias cognitivas… porque las memorias mistéricas que han desvelado ya se han desvelado para siempre y estarán siempre con vosotros, y el resto sólo tiene sentido desde vuestra experiencia, y desde vuestra vida.
Os amo
Jose

Reflexiones del maestro