Blog de Nityananda

Primavera

Hoy hemos celebrado la Sadhana de primavera, algo más de dos meses después de su equinoccio. Largo invierno en la cueva.
Renacemos. Salimos a la luz, desde dentro, de dentro hacia afuera, tras nuestro viaje interior de otoño e invierno. Salimos a la luz, con nuestra luz.

Hoy he sentido una energía rebosante en las decenas y decenas de sadhakas que estabais hoy trabajando en este precioso tránsito. Por eso, hoy, esta reflexión será simplemente completar y ofrecer información que os he prometido, y mañana continuaré con la reflexión sobre la dualidad que comencé ayer con el árbol de la vida.
Primavera es una estación Kapha, porque lo hemos acumulado en grandes cantidades durante el largo invierno.
Por eso, el centro de trabajo en primavera es LIMPIAR y el órgano que cuidaremos especialmente, nuestro hígado, el centro real de nuestra energía -y de muchas otras cosas, como he comentado en el SatSang de hoy.
Limpiar nuestro espacio, dejando sólo aquello que usamos realmente. De lo demás, nos desapegamos, limpiamos: Donamos, regalamos, vendemos, reciclamos, o desechamos. Nada se queda que nos absorba energía.
Limpiar nuestra mente, nuestras emociones. Dharana y Dhyana, cierre de pensamientos innecesarios, ritualización de estos cierres. Dejamos ir.
Limpiar nuestro cuerpo, eliminar Kapha:
Con ACTIVIDAD, todos los días. No hay excusa. Sois responsables de vuestra energía. Andamos en lugar de tomar el coche, eliminamos siestas y recargamos andamos luego de comer y/o de cenar.
Con las SADHANAS del segundo viaje, el viaje de limpieza de cuerpo y mente. Sadhanas 2.1 y 2.2.. Buen momento para empezar con ellas, especialmente con respiración de limpieza con Antara Kumbhaka. También con la Sadhana de primavera
SALUDO AL SOL EN FLUJO, CON RESPIRACIÓN DE LIMPIEZA
CHALA TRIKONA ASANA
TORSION CHALA MARKAT ASANA
TORSION UDARA KARSHANA ASANA
TORSION ARDHA MATSYENDRA ASANA
ARDHA PICHA MAYURA ASANA
VASISTHA ASANA
PARVRTTA UTKATA ASANA
SALAMBA SARVANG ASANA
HALA ASANA
KUNDALINI – CHALA BALA ASANA
KUNDALINI- CHALA MALA ASANA

Con PRANAYAMAS de limpieza, Ujjayi, Brahmari, Bandhas, apneas en pranayama cuadrado.
Con el AYUNO. Sin olvidar el primer Yama, respeto a la vida, a vuestro cuerpo. Avanzáis hacia el ayuno poco a poco, para que vuestro cuerpo entienda que no es una alarma de ausencia de alimento, sino un proceso consciente de limpieza. Empezáis con un ayuno de fruta un sábado, luego de líquidos nutrientes en 15 días, luego de agua desde la noche a media mañana, otro sábado hasta la comida, otro sábado hasta la merienda, y otro sábado hasta la cena… y habéis hecho vuestro primer ayuno de agua de 1 día, sin daño, en consciencia. Este ayuno es ya en sí formidable, una vez al mes.

Y, si queréis que el cuerpo haga un reinicio de procesos (con gran impacto en disfunciones de un proceso metabólico que no ha parado desde vuestro segundo nacimiento -alergias, intolerancias, fallos digestivos, energéticos y metabólicos-) y que, al pararlo, retoma las memorias adecuadas, entonces poco a poco vais avanzando hacia 2 y hasta 3 días. Si os proponéis hacer esto TENEIS que hablar conmigo antes.
Con AYUNO KITCHERI (os paso documento de la receta aparte)
Con la ALIMENTACIÓN adecuada de primavera. Comida menos de puchero y menos grasa que en invierno, predominan los verdes y los colores, cocciones más breves, inicio de ensaladas, menos o nada de carne, eliminación de hidratos de carbono refinados.
Cantando el mantra Om Hraam Hreem Hraum Sah Suryay Namah (pronunciado Om jraam jreem jraum saha, suryae namaha)
Y finalmente, y sólo bajo mi supervisión, se puede crear un contexto para que el hígado haga mejor su trabajo de estar en funcionamiento óptimo. No hay tal cosa como limpiar el hígado o dietas détox -huir, como dije, de los batidos y similares, y de cualquier dieta “para todos”. Pero sí podéis crear un contexto orgánico que optimiza la capacidad de trabajo de vuestro hígado. Quien crea necesitarlo, que me lo diga y os muestro el proceso. Es intenso, y requiere trabajo y disciplina -en el sentido yóguico.

Y recordad… en vuestro hígado reside también la fuerza motriz, el “alma” de vuestra capacidad de crear, de soñar, de visualizar futuros que todavía no existen, la energía para la acción y una biblioteca mistérica octogonal.

Mañana dejaré el SatSang abierto a preguntas sobre todo esto.


Y plantad una semilla. Una planta, un árbol; una semilla de amor; un mensaje que nunca os atrevisteis a decir; un perdón; un regalo de vida; un gesto de amor.

Buenas noches, Sadhakas, y feliz primavera
Reflexiones del maestro